MI CAMINO
Yogi

¿Cómo llegué al Yoga?

Comencé a practicar Yoga cuando tenía 18 años. Era mi primer año en el conservatorio de danza y era parte de la formación. Recuerdo el reto que suponía hacer las posturas y también el respirar sin dificultad. A pesar de que tenía una ligera experiencia con la danza, no era demasiado flexible ni fuerte.

Continué con la práctica de Yoga durante mi formación, centrándome más en entrenar mi cuerpo. En aquel entonces, era bastante escéptica y no llegaba a entender la parte espiritual. Fue hace un par de años, cuando tuve la oportunidad de dar con un profesor excelente, el momento en el que comencé a redescubrir el Yoga y lo que realmente significaba para mí. Estaba atravesando un mal momento y el Yoga me ayudó a centrar mis energías en una práctica que realmente me gustaba, pero lo más importante es que me ayudó a no ser tan dura conmigo misma. Mi cuerpo cambiaba, pero lo que más me impresionó es que pude empezar a cambiar mi manera de pensar gracias a la práctica.

Ya que el Yoga me resultó de tanta ayuda, decidí tratar de ayudar a otros compartiendo mis conocimientos. Mis clases están basadas principalmente en Vinyasa Hatha Yoga. Me gusta considerar a mis alumnos individualmente ya que todos tenemos cuerpos distintos y la seguridad es primordial para mí. Proporciono diferentes variaciones en las posturas para que cada uno trabaje con su cuerpo. Creo firmemente en el progreso basado en el trabajo y en creer que es posible. Ver esto en mis alumnos es muy gratificante ya que es verdaderamente bonito el ayudar a otros a sentirse bien consigo mismos. 

No dudéis en contactarme para más información. Namasté